Chip Hospital Chip Hospital

Unidad de Ozonoterapia

La Unidad de Ozonoterapia de Complejo Hospitalario CHIP está especializada en el tratamiento de lesiones mediante la aplicación de ozono combinado con plasma rico en factores de crecimiento, utilizando los equipos más avanzados.

La ozonoterapia consiste en la aplicación del ozono (O3) con fines terapéuticos, bien como tratamiento único o como terapia coadyuvante dadas sus propiedades como:
– Antiinflamatorio.
– Analgésico.
– Germicida.
– Potenciador de la regeneración tisular (de los órganos y tejidos).
– Activador circulatorio: Flexibiliza a membrana de los glóbulos rojos o hematíes y permite que la sangre llegue a los vasos más pequeños, mejorando la respiración celular.
– Antioxidante y ralentizador del envejecimiento.
– Modulador y estimulador de la respuesta inmunológica (defensas).
– Revitalizante.
– Biorregulador.

Ventajas de la ozonoterapia

– Apenas tiene efectos secundarios, ya que estimula el metabolismo celular sin alterar su estructura y no deja residuos químicos. No provoca reacciones alérgicas ni interacción con los fármacos.
– No hay riesgo de infección dado que desinfecta gracias a su poder antiséptico.
– Alto porcentaje de éxito (85-90 % de los casos)
– El tratamiento es ambulatorio.
– Es una alternativa a la cirugía abierta

El Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF) o plasma rico en plaquetas es una novedosa terapia indicada para tratar y recuperar, en un corto periodo de tiempo, lesiones musculares o articulares. Combinado con ozonoterapia permite acelerar la recuperación de lesiones y eliminar el dolor evitando, en la medida de lo posible, una intervención invasiva, como la cirugía reparadora o colocación de prótesis.

Gracias a esta combinación de ozono con plasma rico se pueden combatir enfermedades y lesiones como: artrosis, fibromialgia, artritis, hernias, síndrome del túnel carpiano, condromalacia, esguinces, desgarros musculares, reducción del dolor de rodilla, codo o tobillo, así como problemas de cicatrización (úlceras de decúbito, pie diabético, heridas postquirúrgicas), tromboflebitis, úlceras por problemas circulatorios…

Tratamientos:

Inyecciones intra-articulares (guiadas) con Ozono y Colágeno.
Constituyen uno de los tratamientos más modernos para la artritis de la rodilla, cadera, hombro y otras articulaciones es la inyección dentro de la articulación del ácido hialurónico y/o factores de crecimiento combinados con ozono dentro de la articulación.

Las inyecciones intra-articulares tienen un poder antiinflamatorio tan potente como la cortisona, pero además es capaz de regenerar, mejorar y lubricar el cartílago a diferencia de la cortisona y sin sus contraindicaciones. Constituyen una alternativa a las prótesis de rodilla, brindando nuevos años de uso a la articulación desgastada y retardando la necesidad de una cirugía tan radical.

Inyecciones en las articulaciones de columna o Bloqueo de facetas.
Las articulaciones de la faceta son articulaciones pequeñas que se encuentran en la cara posterior de los huesos vertebrales y que pueden causar dolor, si se rompen o si se ponen artríticas.

El bloqueo de una faceta consiste en la aplicación bajo control-visión de una inyección con una pequeña cantidad de medicamento para entumecer la articulación. En determinados casos, se combina con ozonoterapia dando a los resultados un mayor índice de éxito.

La técnica la realiza personal muy experimentado y con la presencia de un anestesista, que administra una ligera sedación y con controles de constantes, bajo supervisión médica permanente, por lo que los riesgos son muy escasos. Tras la realización de la técnica, el enfermo permanece en la clínica dos horas y luego puede regresar a su domicilio sin ningún problema.

Lavados articulares.
Se trata de un procedimiento no quirúrgico, avalado por numerosos trabajos científicos, que mejora sustancialmente la calidad de vida de los pacientes. Es similar a una infiltración pero, en este caso, se requiere un mayor control del enfermo, por lo que la técnica se realiza en clínica hospitalaria, con anestesia local.

Los lavados articulares se realizan en enfermos de artrosis y artritis de rodilla, para aliviar el dolor crónico. La gonartrosis o artrosis de rodilla presenta muy buena respuesta terapéutica en cuanto a la mejoría sintomática y en el retraso de las recaídas agudas, aún más si el lavado articular se combina con ozono. La técnica está especialmente indicada en las gonartrosis de grado I, I, III, en donde se consiguen remisiones completas en seis meses en muchos casos.

Equipo Médico:
Dr. Alcaide Suárez, José – Cirugía Ortopédica, Traumatología y Medicina Deportiva