Chip Hospital Chip Hospital

Unidad de tratamiento del dolor

¿Qué es el dolor?

El dolor suele ser una advertencia de nuestro cuerpo avisando de que algo no funciona correctamente. Reconocido como enfermedad desde el año 2000, el dolor es una experiencia sensorial y emocional no placentera relacionada con un daño real o potencial.
Tratamiento del dolor Málaga

El dolor puede ser de carácter pasajero, en cuyo caso su duración puede variar entre unas horas, unos días o incluso algunos meses. Cuando este persiste en el tiempo y no responde a los procedimientos médico – quirúrgicos habituales, se considera que se trata de dolor crónico.

Según datos de la Sociedad Española de Dolor (SED), en España hay cuatro millones y medio de personas que sufren dolor. Los pacientes que padecen dolor crónico o agudo ven reducida su calidad de vida, dado que éste genera sufrimiento físico, psíquico y emocional, afecta a las relaciones personales y familiares, al ámbito laboral, genera trastornos de sueño y puede ser causa de depresión.

¿Cómo tratar el dolor agudo y crónico?

El dolor debe ser tratado por médicos especialistas en anestesiología y tratamiento del dolor que conocen los mecanismos generadores del dolor. En este sentido, las Unidades del Dolor son organizaciones multidisciplinares, generalmente a cargo de los servicios de Anestesiología, y con una importante participación de enfermería y facultativos quirúrgicos, que prestan una atención especializada a dolores crónicos y agudos.

No son unidades de cuidados paliativos o sólo para tratamiento del dolor producido por cáncer, sino unidades de superespecialización médica, dedicadas al diagnóstico y tratamiento de trastornos que cursan con dolor, especialmente de carácter crónico (evolución de más de 90 días).

El objetivo de las Unidades del Dolor es procurar el mayor alivio posible a los pacientes con dolor agudo o crónico, si bien es importante señalar que es casi imposible eliminarlo del todo, según los expertos.

La Unidad de Tratamiento del Dolor de Complejo Hospitalario CHIP

La Unidad del Dolor de Complejo Hospitalario CHIP se dedica al estudio, investigación, diagnóstico y tratamiento del dolor y pertenece al departamento de Anestesiología.

Los pacientes que son tratados en esta Unidad son tanto pacientes con dolor crónico que acuden de forma ambulatoria como pacientes hospitalizados que presentan dolor crónico o dolor agudo como consecuencia de una cirugía inmediata o de otros procesos.
Los pacientes tratados son tanto pacientes externos o ambulantes como pacientes hospitalizados que sufren de dolor agudo por una cirugía o algún otro proceso reciente o que padecen un dolor crónico, directamente relacionado o no con su motivo de ingreso en el centro.

Los pacientes pueden acudir a la Unidad del Dolor del CHIP a título personal o remitidos por otros médicos -de familia o especialistas- cuando su diagnóstico o intervenciones terapéuticas así lo aconsejen. En cualquier caso, los pacientes que acudan por primera vez deben presentar los informes de su enfermedad y todos los tratamientos que hayan recibido.

En la primera visita, el facultativo procederá a elaborar la Historia Clínica del paciente, una exploración y un diagnóstico de las causas de producción del dolor, así como una valoración del tratamiento más adecuado a la tipología y origen de su padecimiento.

El tratamiento a aplicar puede ser sólo de carácter Farmacológico o bien de tipo Mixto, es decir, una combinación de fármacos y técnicas mínimamente invasivas que actúan sobre las causas del dolor para padecimientos crónicos que se resisten al conjunto de analgésicos.

Todos los tratamientos se realizan en las instalaciones del Complejo Hospitalario CHIP: en consulta, en quirófano ambulatorio y/o en quirófano central, dependiendo de las necesidades de cada paciente. En la mayor parte de los casos, se realizan de forma ambulatoria.

Tras la aplicación del tratamiento, el paciente deberá acudir a consulta de seguimiento y control de su evolución en el plazo propuesto por el especialista. A través de esta revisión, el facultativo evaluará la mejoría del dolor y podrá ajustar o modificar la dosis o el tratamiento, a fin de conseguir el mayor alivio posible del paciente y mejorar así su calidad de vida.

Patologías tratadas

1. Dolor oncológico refractario a los tratamientos convencionales.

2. Dolor neuropático:
– Neuropatía diabética.
– Neuralgia postherpética.
– Neuralgia intercostal.
– Neuralgia del Trigémino.
– Neuralgia del Glosofaríngeo.
– Neuralgia del nervio occipital.
– Neuralgia facial.
– Miembro fantasma.
– Neuralgia post-cicatricial.
– Síndrome de Dolor Regional Complejo (Tipos I y II).
– Dolor Talámico.
– Avulsión del plexo braquial.
– Síndrome de atrapamiento del nervio abdomino-genital.
– Neuropatía del nervio pudendo.
– Dolor testicular.
– Vulvodinia.
– Coccigodinia.
– Neuralgia del femorocutáneo.
– Radiculalgias (cervical, dorsal y lumbar).

3. Dolor vascular:
– Insuficiencia arterial de extremidades superiores e inferiores.
– Claudicación intermitente.
– Vasculopatia diabética.
– Angina refractaria.

4. Cefaleas:
– Cefalea tensional crónica.
– Síndrome de disfunción temporo-mandibular.
– Migraña.
– Cefalea postraumática.

5. Dolor de origen músculo-esquelético:
– Espondilosis cervical.
– Periartritis escapulo-humeral.
– Tendinitis y desgarro del manguito de los rotadores.
– Osteoartritis de las manos.
– Fracturas vertebrales.
– Espondilosis lumbar.
– Estenosis de canal.
– Síndrome facetario.
– Lumbalgia crónica mecánica.
– Síndrome muscular del Cuadrado Lumbar.
– Síndrome muscular del Psoas.
– Síndrome muscular de Piramidal.
– Síndrome muscular del Trapecio.
– Síndrome muscular del Esternocleido-mastoideo.
– Sacroileitis.
– Coccigodinia mecánica.
– Osteoartritis de cadera.
– Osteoartrosis de rodilla.

Técnicas realizadas

1. Tratamientos farmacológicos de los distintos escalones analgésicos.

2. Iontoforesis.

3. Infiltraciones periféricas con anestésicos locales.

4. Bloqueos nerviosos periféricos.

5. Bloqueos epidurales con anestésicos locales y corticoides:
– Cervicales.
– Dorsales.
– Lumbares.

6. Infiltraciones periféricas con toxina botulínica.

7. Bloqueos epidurales continuos con anestésicos locales.

8. Bloqueos musculares profundos con toxina botulínica:
– Bloqueo del Cuadrado Lumbar.
– Bloqueo del Psoas.
– Bloqueo del Piramidal.

9. Bloqueos de facetas articulares con corticoides.

10. Radiofrecuencia pulsada:
– Facetaria
– Ganglio de la raíz dorsal.
– Ganglio estrellado.

11. Bloqueos intratecales con:
– Morfina.
– Baclofeno.
– Ziconotida.

12. Implante de reservorios subcutáneos conectados a un catéter intratecal para infusión de distintos fármacos.

13. Neuroestimulación eléctrica:
– Cordones medulares posteriores.
– Nervios periféricos.
– Subcutánea: occipital, inguinal, etc.

14. Implante de bombas programables de infusión de fármacos a la vía intratecal:
– Morfina.
– Anestésicos locales: Bupivacana y Ropivacaina.
– Baclofeno.
– Ziconotida.

Equipo Médico:
Dr. Hamida Abdelkader, Sidi Mohamed

Servicios relacionados

Tratamiento del dolor Málaga